El deportivo ideal para gente de espíritu rebelde

Desde su nacimiento, el Corvette se convirtió en un ícono de la cultura popular. Todo gracias al cine.


Por Javier Noriega

 

Rodando a toda velocidad o aparcado en cualquier lugar, un Chevrolet Corvette nunca pasa desapercibido. Eso lo saben bien productores, directores, actores y hasta cinéfilos que lo han visto en cerca de 1.500 producciones de cine y televisión.

 

Este legendario deportivo es el sueño de cualquier rebelde, esto porque siempre ha sido protagonista de grandes aventuras y se ha destacado en escenas de riesgo.

Uno de mis favoritos es el que aparece en la quinta película de la saga de Rápidos y Furiosos, que es una réplica del Grand Sport construido por Mangosta Motorsports, pero hay otros modelos que también se han quedado grabados en mi retina por el papel que han desempeñado en grandes producciones como Con Air (1997). Quién no hubiese querido ser John Cusack, abordar ese hermoso bólido plateado para desafiar al dios Cronos y llegar a un aeropuerto anticipándose al avión que transportaba a delincuentes muy peligrosos y al protagonista Nicolás Cage. Aunque la película no era dramática, los amantes de los autos seguro soltaron una lágrima cuando el descapotable del agente Duncan Malloy termina destruido. Eso me viene a la mente cada vez que escucho la canción Sweet Home Alabama.

 

 

Otra gran actuación de un modelo de esta serie se ve en la película xXx protagonizada por Vin Diesel, quien se roba un C5 roadster, para luego hacer una gran acrobacia dejando que el auto cayera al acantilado mientras él se salvaba en un paracaídas. Al parecer, saltar al aire y destruir estas bellezas es una constante para el actor, que hizo lo mismo en Rápidos y Furiosos.

 

Ejemplos como estos hay muchos, pues la lista de series y películas que han tenido un Corvette en escena es larga. Claro, hay quienes citan producciones emblemáticas como Austin Powers, el espía seductor, donde aparece un modelo con los colores de la bandera inglesa o La fuerza del cariño en la que Jack Nicholson conduce uno de estos autos hacia la playa y lo deja en medio el océano. Si me preguntan, ese fue un dramático final para una película que ganó el Óscar a la mejor fotografía.

 

 

Todo un símbolo

 

Conquistar el cine con una pinta de rebelde sin causa no fue casualidad para el Corvette, un modelo de auto que nació para ser el objeto del deseo de muchas generaciones, pues su pista se puede seguir en series, películas, juguetes y videojuegos. Todo esto se debe a que el rugido de su motor crea un vínculo con quienes se topan en el camino de este mito con ruedas.

 

 

En 60 años, el mundo ha visto ocho generaciones de este deportivo, cuya leyenda inició en 1953 de la mano de la General Motors Company con el prototipo EX-122. Solo se hicieron 300 de esos ejemplares, los más deseados por los coleccionistas. Luego de esto, aparecieron modelos con cromados, doble faro, poderosos motores V8, modelos más compactos como el Sting Ray, futuristas como el Mako Shark II, poderosos como el C8, incomparables como el SS Concept y extraños como el XP-700 o el XP-87 Stingray Racer.

 

Aceleradas

La primera aparición de un Corvette en la gran pantalla fue en 1953.

 

El Corvette XP-87 Stingray Racer se hizo con diseño afilado y es uno de los Corvettes más especiales de la historia.

 

 

 

 

160 views

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *