Bellezas que rodaron sobre calles de fuego

El Mercury 1951 convertible y el Studebaker de 1950 tuvieron su momento de fama en el cine.


Por Javier Noriega

 

Mientras suenan los aplausos, las luces cruzan el escenario y la sensual Diane Lane aparece enfundada en un vestido negro y rojo para interpretar Nowhere Fast…, mi mente empieza a rodar hacia la época de 1984.

 

 

El magistral sonido del piano de esa melodía me recuerda las escenas de la película Calles de Fuego, que para esa época ya tenía un concepto retro. Muchos recuerdan el filme como una historia de amor, marcado por un secuestro, escenas de violencia y buenas canciones de rock and roll.

 

 

Al escuchar la primera estrofa: “Acostado en tu cama, un sábado por la noche. Estás sudando y ni siquiera hace calor”, siento como si viajara a bordo del Mercury 1951 convertible en el que Michael Paré se hizo famoso por interpretar al héroe de la historia.

 

 

En la cinta, Paré es un soldado veterano que regresa a una ciudad sin nombre a buscar a su exnovia (Lane), quien fue secuestrada por el carismático Willem Dafoe, el líder de una pandilla de motociclistas, cuando ella daba un concierto de beneficencia.

 

De pronto, escucho las tonadas de Sorcerer de Fire Inc. y me enfoco en ese gran auto en el que Paré realiza toda una travesía para salvar a su amada.

 

Si me preguntan, el Mercury 1951 de la Ford es tan inolvidable como una buena canción. Ese voluminoso bólido de dos puertas contaba con una silueta larga, una parrilla ancha y protuberante, una caja automática Merc-O-Matic de tres cambios. Su motor de 8 cilindros en V de 110 caballos de potencia ronroneaba como la batería de The Fixx en Deeper and Deeper.

 

 

Claro que en este tipo de filmes el héroe siempre necesita algo de apoyo. En este caso, lo obtuvo de los 12 Studebakers Champion de inicios de los cincuenta de la Policía.

 

Ese vehículo era conocido como nariz de bala, ya que su diseño se inspiró en el cazabombardero Lockheed P-38. Es por eso que su parte frontal recuerda claramente a las hélices del mítico avión. Estos singulares modelos aparecieron en 1946 como una opción moderna, pero controversial.

 

Bautizados Champion, Commander y Land Cruiser estaban provistos de motores de 6 cilindros. Las series de 1951, se destacaron por sus faros prominentes y su peculiar entrada de aire. Eso refrescaba mucho la marcha, tal como me ocurre cuando escucho I Can Dream About You de Dan Hartman casi al final de esa gran fábula.

 

Datos curiosos

  • Los Studebakers eran de construcción sencilla, pero futurista.
  • La película se rodó en Chicago, Los Ángeles y Estudios Universal.
  • Como la mayoría de actores eran menores de edad, muchas escenas se hicieron de día y luego se cambiaron con efectos especiales para que pareciera que se hicieron por la noche.
  • El título de la película proviene de una canción escrita y grabada por Bruce Springsteen en su álbum de 1978 La oscuridad en el borde de la ciudad .

 

 

163 views

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *