No subestimen estas películas de héroes

Ya sea por el protagonista o algún otro aspecto, estas producciones siguen llamando la atención.


Por Christian García Mateus.

 

Sin duda, el cine basado en cómics domina el mercado y la influencia del denominado noveno arte es muy fuerte en la televisión, el streaming, los videojuegos, la ropa, los juguetes y un largo etcétera.

 

Pero esto no es tan nuevo como pudiera parecer. Alrededor de los 80 ya salieron algunos títulos como Superman I, II y III (1978, 1980 y 1983), El regreso del Hombre Increíble (1988) y Batman (1989), solo por mencionar.

 

Por supuesto que su éxito fue mediano en comparación con las megataquilleras producciones actuales, cuyo inicio podría situarse con Blade (1998) de Stephen Norrington  o X-Men (2000) de Bryan Singer. Hoy hablaremos de algunas cintas previas y posteriores muy singulares.

 

¿Por qué? Sencillamente porque no fueron tan bien recibidas en su momento y hay quienes siguen calificándolas como malas e incluso pésimas. Y es ese criterio el que, como lector de cómics y cinéfilo en evolución, humildemente quiero refutar.

 

Valga reconocer que en estos tiempos, cualquier -digamos- entusiasta con Google o Netflix se expresa como un experto en cómics, cineasta o crítico de televisión. Lo cual no está mal siempre y cuando se abra la puerta de la crítica constructiva.

 

Yo soy de los que prefiere ver algo lo suficiente como para emitir su propio criterio sustentado en la experiencia y conocimientos adquiridos en toda una vida. Y siempre al final recomendaré ver un filme dos o tres veces para cuestionarlo.

 

Vamo’ ahí a revisar esas pelis que CONSIDERO aceptables y hasta buenas con algunas razones y no solo porque yo lo digo. Por cierto, te pueden interesar nuestros artículos DC VS MARVEL: NOSOTROS YA ELEGIMOS y NUESTRAS PELIS RECOMENDADAS EN NETFLIX.

 

Spawn (1997), dirigida por Mark A.Z. Dippé. Si bien contemplar al Engendro del Infierno y sus facultades sobrenaturales en una película es muy satisfactorio, nada supera al espantoso y contagioso payaso diabólico de John Leguizamo. Yo diría que da más repulsión cuando se ‘pega’ su pizza de gusanos que cuando se transforma en monstruo.

 

Hulk (2003), dirigida por Ang Lee. La presentación de imágenes y las transiciones en formato de cómic son muy refrescantes. El origen del monstruo verde tiene un poco más de condumio que un simple accidente con rayos gamma y sus poderes lucen enormes como en el cómic. El reparto es espectacular: Eric Bana, Jennifer Connelly, Sam Elliott, Josh Lucas y Nick Nolte.

 

 

 

Daredevil (2003), dirigida por Mark Steven Johnson. La banda sonora es simplemente genial. Las actuaciones son entretenidas. En una época en la que aún no había mares de llanto por la inclusión, poner a Michael Clarke Duncan como King Pin fue harto interesante y su actuación como siempre agradable. Me encanta su expresión cuando Bullseye atraviesa una rosa con un lápiz.

 

 

Blade: Trinity (2004), dirigida por David S. Goyer. Fue bastante divertido ver al luchador Triple H como un vampiro que no daba mucho miedo, al contrario que el Drácula de Dominic Purcell, que sí tenía mala cara. Los aliados del Cazador de Vampiros quizá recibieron demasiado énfasis en el filme con humor innecesario.

 

 

Los Cuatro Fantásticos (2005), dirigida por Tim Story. Fue la primera vez que la familia favorita de los cómics apareció en una película decente. Reed, Sue y el guapo Ben estuvieron muy bien. La Antorcha tuvo un rol más irritante que sus flamas. De todos modos, lograron una secuela. Y de largo son mejores que la nueva versión de 2015.

 

Superman Returns (2006), dirigida por Bryan Singer. El Lex Luthor de Kevin Spacey es muy convincente. Las referencias a los cómics y otras películas son fascinantes. Los efectos especiales llaman la atención y la historia tomó un interesante giro sobre la vida humana del kriptoniano, que tristemente no convenció a los fans.

 

 

El Increíble Hulk (2008), dirigida por Louis Leterrier. Edward Norton trae un poco de nostalgia con un aire a Bill Bixby. La gran bestia verde es más atemorizante, al igual que la Abominación personificada por el gran Tim Roth. Y ya quisiéramos una novia como la doctora Ross interpretada por Liv Tyler (xox).

 

 

El hombre de acero (2013), dirigida por Zack Snyder. Empecemos por los padres: Russell Crowe, Diane Lane y Kevin Costner. Un villanazo: Michael Shannon. Y los nuevos Lois y Clark: Amy Adams y Henry Cavill. La película rompió varios esquemas e introdujo posibilidades de futuro para los seguidores que quieren ver algo nuevo que valga la pena.

 

 

X-Men: Apocalipsis (2016), dirigida por Bryan Singer. Fue súper bacán ver a uno de los rivales más impresionantes del equipo de Xavier en pantalla, en especial la magnitud de sus poderes y sus cuatro jinetes (sobre todo Psylocke (xox)). Nuevamente, Quicksilver se lleva el premio a la mejor secuencia de acción con ‘Sweet Dreams’ como fondo musical.

 

Batman vs Superman: el origen de la justicia (2016), dirigida por Zack Snyder. Lo superlativo fue ver a los héroes más grandiosos de DC Cómics partiéndose la mandarina en gajos y luego uniéndose a la Mujer Maravilla (xox) para derrotar a Doomsday, abriendo la posibilidad de un nuevo equipo que proteja al planeta de su destrucción. ¡Salve Martha!

 

79 views

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *